Mal pensado(s)

A propósito de los últimos acontecimientos, y partiendo desde la ficción de poder comenzar este texto desde el más bovino de los estados de inocencia, abriré con una pregunta que no puedo evitar rumiar, digerir y luego vociferar aunque la calma llame, la prudencia aconseje y la inocencia fagocite de su extremidad más cercana e inútil para seguir alimentando su ingenuidad: ¿como tan’ hueones’???.

Lo sé, es vulgar, es mediocre… pero no encontré otro idioma a mano para expresar lo vulgar y mediocre que se ha vuelto todo.

Dicho esto, permítame retomar con más ímpetu: como tan pero tan re huevones??!!!

Y no sólo lo digo por nosotros, no sólo por ellos (la clase política). Lo digo por el litio; lo digo porLa Nación; lo digo por el caso Bombas; lo digo por la domesticación de Araucanía “extremista”; lo digo por la “educación-encapuchada”. Lo digo por quienes se emparejan sin amor, para ausentarse de la cámara y preservar así la especie política. Lo digo por todos y por cada uno de los más de 20 ejercicios baratos de poder que hemos visto en el último tiempo y que por falta de guión, de dirección, de montajistas, de tramoyas, de asistentes y sobre todo los todos: de inteligencia… han quedado desarmados y expuestos a su escaleta inicial, dejando en evidencia cada hueso de este esqueleto perverso que sostiene, soporta y da forma a la simulación como mecanismo, política y despropósito de estado en cuanto a su construcción mediática (la cual es – nunca tan huevón ni bovino- la que importa al final del día).

Entendiendo esto, y para no desangrarme ni menos engañarme intentando dar una explicación que difícilmente pueda dar, salto de inmediato al resto de las necesarias preguntas que llegan alertadas por el escandaloso aterrizaje de los hechos: Donde está el secreto?. Donde quedó el chiste?. En qué manga oculta el burócrata su jugada?. donde quedó el trabajo político?.. donde buscamos las sospechas?. En qué mar buceamos para encontrar las alternativas de verdad?. Donde están las conspiraciones?. Donde las tramas?. Donde las trampas?. Donde el trabajo de fiscalización del ciudadano??.. donde Unamuno.. donde la niebla!!.. en fin!!!… donde carajos queda la capacidad de asombro cuando todo queda, sin vergüenza alguna, en evidencia y puesto al descubierto con una soltura de cuerpo que raya con la flacidez de un músculo muerto y un cinismo que hace lo propio con el gesto más grotesco del personaje más grotesco de todo el bestiario de la segunda y bestial entrega de los “Caprichos” de Goya (lobos y gatos preferentemente). Imágenes que por Dios cobran nuevo sentido como traducción visual de un contexto social… aunque aún más de una condición humana que insiste y vuelve a la carga de vez en vez con toda su fuerza, ironía, y también, escepticismo y desesperanza.

Será que estamos tan condicionados a leer entre líneas que cuando nos escriben de corrido en un sin fin sin puntos ni comas… no chocamos con la verdad ni evidenciamos los límites?.

Será que perdimos tanto la capacidad de asombro y sobre todo la vergüenza que hoy sólo cabe sonrojarse de impotencia?.

Encapuchar ideales para deslegitimarlos desde su origen no es jugar limpio. Sentirse orgulloso del “indomable” sólo luego de leer a Ercilla no es la comprensión de lectura que necesitamos. Mandar a la policía militar a “ablandar” a palos las sólidas convicciones de la gran mayoría no es moral…. Y luego de todo esto, intentar soñar que el mundo se exprese y salga de su a-bovina-ción sin que el miedo no entre en escena… no es real.

Todo calza pollo… todo es niebla y alguien más está escribiendo… Pero antes que ese alguien te (me) deje de soñar, y la última gota de inocencia se consuma, estoy en condiciones de decir: sí… esta vez lo digo porLa Nacióny lo digo por el Litio porque no recuerdo un día donde la política de la evidencia haya llegado a los niveles de vulgaridad al que llegó este lunes 24 de septiembre de 2012.

Un pequeño paso para algunos… un gran paso para el derrumbe absoluto de la clase política.

About The Author

No Comments